3D digital con tecnología DLP Cinema

Nuevas dimensiones en peliculas con 3D digital

digital 3d

La era estereoscópica del cine comenzó a finales de los años 1890 cuando un pionero británico presentó una patente para un proceso cinematográfico en 3D, The Power of Love, usando dos proyectores. Si bien se realizaron muchos experimentos en las dos décadas siguientes, recién el 27 de septiembre de 1922 se estrenó la primera película en 3D, The Power of Love, ante un público que pagó su entrada en el cine Ambassador Theater de Los ángeles; sin embargo, la experiencia fue decepcionante debido al resplandor.

Perfeccionamiento del proceso cinematográfico 3D

El primer filme comercial a todo color en 3D, con filtros Polaroid para reducir el resplandor, se presentó en la Feria Mundial de Nueva York en la década de los años 1940. Era una obra corta, producida y filmada por John A. Norling, que mostraba el ensamblado de un automóvil Chrysler. Para ver la película de 35 mm, que se mostraba en dos proyectores combinados, los espectadores usaban gafas que permitían que la imagen del ojo izquierdo fuera vista sólo por el ojo derecho y viceversa; esta técnica reducía el resplandor, pero no lo eliminaba.

Aunque las presentaciones 3D mejoraron en los últimos 60 años, en la actualidad todos los parques temáticos y cines IMAX usan la misma configuración de doble proyector para mostrar las películas filmadas en celuloide. A consecuencia de usar dos proyectores de película, la interferencia entre canales o imagen con fantasma (producto de pequeñas fracciones de luz dispersas) puede provocar dolor de cabeza a los espectadores que mueven la cabeza de un lado a otro.

Los sistemas DLP Cinema se han implementado y probado comercialmente en salas de cine desde 1999, por lo que cuentan con más de diez años de uso en su campo. Y con el estreno de Chicken Little –el primer largometraje de animación totalmente computarizada de Disney distribuido en formato 3D– en noviembre de 2005, la revolución digital consiguió instalarse.

Chip DLP Cinema totalmente digital para sorprendentes imágenes 3D

La tecnología DLP Cinema constituyó la primera solución digital 3D de un solo proyector para salas de cine y uso comercial. Al usar un solo proyector para producir imágenes 3D, los problemas técnicos de antaño, como la interferencia entre canales o la imagen con fantasma, quedaron prácticamente erradicados. Lo que los aficionados al cine experimentan son imágenes realistas y precisas en colores vívidos, proyectadas a través de los millones de espejos microscópicos del chip DLP Cinema. El chip actúa como modulador o reflector de luz, y no como generador de luz, lo cual se traduce en una imagen 3D sorprendente.

Experimente la visión de películas en 3D

Existen dos maneras de ver una película digital en 3D: con gafas activas o pasivas. Las gafas pasivas son las que se usan más habitualmente en la experiencia de películas digitales 3D hoy en día. Son gafas livianas que funcionan como moduladores de polarización y pueden desecharse una vez visto el filme. Las gafas pasivas que más se usan en salas de cine son las que provee Realo; sin embargo, la tecnología DLP Cinema 3D maneja las gafas pasivas 3D MasterImages y Dolby.

Transformación de las experiencias cinematográficas en todo el mundo

En la actualidad, más de diez mil salas de cine en el mundo ofrecen la experiencia digital 3D con tecnología DLP Cinema. Cada día se inauguran nuevos cines y se realizan más películas para la experiencia digital 3D.

Las lentes 3D en primer plano

Activas

Los dispositivos de lentes activas son gafas inalámbricas a batería con obturadores de cristal líquido que se mueven en sincronía con la velocidad de campo del video. Los datos de sincronización llegan a las gafas por medio de un emisor infrarrojo (IR). Cuando el emisor reconoce el pulso de sincronización de bloqueo vertical a través de la señal de video de la computadora, transmite pulsos IR codificados para indicar cuándo mostrar las imágenes del ojo derecho o del ojo izquierdo. Las gafas cuentan con un diodo de detección IR que detecta la señal del emisor y les indica a los obturadores cuándo cerrar y cuándo transmitir. Si bien ver una película 3D con gafas activas prácticamente elimina la imagen con fantasma, las gafas son costosas y deben limpiarse después de cada uso.

Pasivas

Una alternativa a las gafas activas es el método pasivo o ZScreen, un tipo especial de modulador de polarización de cristal líquido y que exige que las salas de cine tengan instalada una pantalla de plata. La pantalla ZScreen se ubica delante de las lentes del proyector DLP Cinema como si fuera un filtro con capa de polarización. El dispositivo cambia la característica de la luz polarizada y alterna entre la luz de polarización circular izquierda y derecha a velocidad de campo. La ventaja de la luz polarizada circular es que el público puede mover la cabeza mucho más, antes de que se pierda el efecto estereoscópico. Las gafas pasivas están hechas de cartón o plástico que no puede esterilizarse y, por lo tanto, se pueden usar una sola vez.